Recuperar antiguos espacios, acordar nuevos espacios. Desconfinamiento y drogas (I)

Ahora que progresivamente vamos haciendo uso del espacio público y que también tenemos la posibilidad de hacer encuentros en casa, en casas de otros/as o en las terrazas de los bares, es importante que no solo sigamos las recomendaciones correspondientes a la fase en la que nos encontremos sino que nos sintamos cómodos/as con todo lo que hacemos.

 

 

Es posible que hayáis tomado la desescalada con muchas ganas y estéis haciendo todo lo que se puede hacer, o también es posible que este proceso os haya pillado un poco más a contrapié y necesitéis ir saliendo y reencontrándoos con los y las vuestras de forma más pausada. Tanto una opción como la otra, y todas las opciones que hay en el medio, son fantásticas! No hay una única manera de enfrentarse a ello, la tenemos que ir construyendo.

Especialmente en lo que respecta a reencontrarse con otras personas, y si estos reencuentros involucran algunas drogas (recordemos que también lo son el tabaco y el alcohol), es normal que nos aparezcan dudas sobre cómo hacerlo, sensaciones de incertidumbre o inseguridad, incluso algunas desconfianzas… También es normal que las ganas nos lleven a no plantearnos y pasar por alto preguntas o dudas que sería muy interesante que nos planteáramos: ¿Seremos el máximo de personas recomendado? ¿Podremos mantener la distancia? ¿Todo el mundo llevará la mascarilla por si acaso? ¿Qué haremos cuando tengamos ganas de abrazarnos? ¿Compartiremos cosas y tomaremos medidas o nos prepararemos para no tener que improvisar para no compartir?

 

 

¡Son preguntas que es importante que nos hagamos! Y es importante que hablemos en nuestro grupo de amistades y que no demos por supuesto que todo el mundo estamos en la misma situación y se siente de la misma manera. Quizás alguien tiene muchísimas ganas de ver a sus abuelos (que son población más vulnerable aún) o alguna persona que tiene alguna condición o enfermedad y se quiere cuidar más, o alguien está gestionando algún episodio de ansiedad con estos temas que son nuevos para todos, o en casa tienen unos acuerdos más restrictivos con padres o madres o tutores para poder salir… hay mil posibilidades, así que hablemos, tranquilamente, con ganas y escuchándonos (cada uno a sí mismo o a sí misma y también a los y las demás). Hay que recuperar antiguos espacios, pero también es necesario que creemos estos espacios de nuevo.

Y hablémoslo y acordémoslo antes de encontrarnos si podemos, o enseguida que nos encontramos. También porque, como decíamos, si quizás hay drogas involucradas, nos «despistamos» más fácilmente de lo que se supone que tenemos que hacer y de las medidas que debemos tomar.

Tenemos tantas ganas de vernos que seguro que encontramos el modo que nos haga sentir a gusto y seguros y seguras al mismo tiempo!

 

Author: la Clara

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.