Rallarse con los porros

Nuestro cuerpo está constantemente reaccionando a lo que le “hacemos” y nos da muchas pistas. Por ejemplo cuando tenemos una bajada de ánimo porque nos pasamos demasiadas horas jugando a videojuegos y no hemos descansado lo suficiente, o cuando nos parece que hemos oído el tono de mensajes de nuestro móvil pero no hay ninguna notificación… son reacciones que nos indican que algo no nos está sentando bien. Y con los porros no es diferente.

Es posible que hayas oído que hay gente que con los porros se “ralla” o tienes algún amigo/a que alguna vez ha tenido alguna experiencia parecida; se engancha a una idea recurrente y le va dando vueltas y vueltas, a menudo con malestar; o de repente algo le genera ansiedad, o angustia; o tiene algún tipo de reacción física que le genera miedo, aunque le cueste admitirlo…

 

 

Parece que, como con los porros la idea es pasarlo bien, cuesta reconocer y explicar cuando esto no va así. Que no siente bien se interpreta a veces como una señal de debilidad o de falta de costumbre, y eso no es para nada cierto.

En estas situaciones algo debe quedar claro: cuando alguien se ralla mucho o empieza a tener síntomas importantes de malestar, se trata de avisos del cerebro, del cuerpo, no se trata de “efectos” de los porros que, a base de insistir, se irán “controlando”.

No es algo a lo que “ya te acostumbrarás” o “pasa a menudo” o “no tiene más importancia”. Sentirse mal es importante, reaccionar negativamente a algo es importante, que el cuerpo nos tenga que avisar de que algo no va bien es importante.

 

 

Con el cannabis, se debe prestar mucha atención a estos avisos porque pueden estarnos diciendo cosas relevantes: algo no nos está haciendo bien. Se ha fumado demasiado, demasiado rápido, una variedad demasiado potente, en un mal momento, en un momento personal bajo….

Nos pueden estar diciendo por ejemplo, que los porros no nos son inocuos y pueden desencadenar algún malestar, no sólo pasajero.

Com comentamos en el apartado de la web de los porros, si tienes tendencia a que el coco te juegue malas pasadas –porqué tienes un diagnóstico o porqué tu lo sabes-, fumar puede ayudar a que tengas una crisis fuerte. O en caso de que tengas alguna condición psicológica, los porros te la pueden complicar.

 

 

Si el cerebro da señales que alguna cosa no le está sentando bien, no aprender y seguir haciéndola igual es jugársela demasiado.

Author: la Clara

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.