¿Quién es dealer? (I)

La idea de que un dealer o camello es alguien que se espera en la puerta de las escuelas para regalar alguna sustancia con el fin de que te enganches, ya hace muchos años que dejó de funcionar. Por otro lado ahora, en la era de las series, el “tráfico” se ha retratado de maneras mucho más complejas, diversas, e incluso interesantes y “glamurosas”.
Pero lejos de estos retratos, que son realidades muy lejanas (aunque nos parezcan más cercanas debido a las pantallas), hay otras realidades más cotidianas. ¡Vemos unas cuantas!
Las primeras veces que se consumen sustancias, ¿de donde salen? En este caso, no hablamos de las más accesibles, como el alcohol o el tabaco, sino aquellas que se tienen que conseguir en lo que se conoce como “el mercado negro” (un nombre muy de película también).
A menudo los primeros consumos se hacen de la mano de un amigo, que tal vez ya ha experimentado antes. O en grupo.
En esta situación, ¿quién consigue las sustancias? Si es un amigo que está pillando por todos, ¿podríamos considerar esta persona la dealer? Es un tema complicado, ya que no es la idea que tenemos. Quizá por una vez no nos lo planteamos, pero ¿si es así a menudo?

 

Tanto para el grupo como para la persona “encargada”, se puede tratar de una situación complicada. En caso que la policía pillara a esta persona, podría tener que asumir una multa o una situación más complicada por llevar más cantidad. O si la pillan “pasándolo” a los y las colegas, se la podría considerar traficante. ¿Qué haría entonces el grupo para enfrentar esta situación?

Hay estrategias legales como argumentar que se trata de “consumo compartido”, pero como hemos comentado otras veces, estas estrategias no siempre funcionan ante la ley del mismo modo (dependerá de lo que hayamos dicho a la policía, lo que valore el juez o la juez, etc.).
Como os decimos, los riesgos de consumir drogas no sólo están a la sustancia, sino a las diferentes situaciones que se tienen que enfrentar alrededor de estas. Valoremos bien para decidir mejor.

 

 

Author: la Clara

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.