¿Qué se busca mezclando?

Hay quien mezcla sustancias sin mucha conciencia o reflexión, de una forma incluso casual: tenía pensado beber pero aparece alguien que lleva puerros, o se ha terminado lo que estaba tomando así que busco otra cosa, o en un momento en grupo me invitan a un “extra” que viene de sorpresa.

¿Os suena? Quizás alcohol y porros, quizás alcohol y MDMA, o incluso alguna sustancia de más cuando se acaba alguna otra.

 

 

Pero, ¿qué se está buscando en esta situación?

Si apetece consumir alguna sustancia en concreto por sus efectos, lo mejor siempre será hacerlo sin mezclas; como hemos comentado algunas veces, las mezclas no consisten en una suma de efectos para potenciar su subida (por ejemplo, la euforia inicial del alcohol con la posible “gustera” del MDMA) o incluso en una resta de estos mismos efectos (por ejemplo, bajar el nerviosismo provocado por la cocaína con el alcohol). Con las drogas no existe una aritmética o unas matemáticas sencillas, de sumas y restas; cada añadido complica una ecuación y añade más elementos que a menudo convierten el resultado en una incógnita.

Así que las mezclas para conseguir aumentar los efectos psicoactivos o contrarrestar los efectos de una sustancia, pueden complicarnos mucho las experiencias.

 

Si esto nos pasa a menudo, tenemos que empezar a plantearnos qué estamos buscando y cómo lo hacemos. Por ejemplo, si cada vez necesito más cantidad de una sustancia para tener los mismos efectos de las primeras veces, estoy desarrollando tolerancia; quizás una opción, en vez de sumar otras drogas, sería espaciar los consumos o abandonarlos una temporada, para que el cuerpo vuelva al punto de partida. O por ejemplo, si tengo previsto consumir puedo planificar me mejor el consumo y no improvisar o depender de los y las demás.

Si me cuesta hacer estos planteamientos, o modificar algunas cosas de las pautas de consumo que tengo, tengo que empezar a pensar en si hago realmente lo que me apetece hacer.

Y en el tema de mezclas, otra señal de alerta que debo tener en cuenta es si, cuando me apetece consumir o me falta lo que consumo habitualmente, cualquier otra sustancia me sirve porque sino pierdo un poco los nervios o no disfruto igual.

Author: la Clara

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.