¿Para qué sirve la resaca?

Con la edad vamos aprendiendo que charlar de cuanto se bebe en una noche o de cuantos porros se fuman en un fin de semana, o sea, presumir sobre lo que se ha consumido, no queda bien.

Que esto de aparentar, de darle importancia, ir explicándole a la gente, se entiende como una forma de llamar la atención, hacerse el “guay”. Con frases del estilo de “yo me bebo cuatro cubatas y me quedo igual” o “yo los porros ni los noto hasta que llevo dos o tres”, que con el tiempo va quedando claro que son formas de intentar impresionar a los y las demás sobre lo que se “controla” el consumo. Porque consumir mucho y “aguantar” mucho es socialmente “impresionante”, algo que tiene valor.

Y parece que con la edad, vamos dejando de hacer estas cosas porque las consideramos de “niñatos” o “niñatas”.

Pero ¿eso quiere decir que dejemos de “presumir”? ¿De querer impresionar al resto con lo que hemos hecho o dejado de hacer?

Hay quien, en vez de hablar de cuánto se ha consumido, parece que presuma de resaca: “ostras, es que ayer salimos y hoy estoy hecho polvo”, o “tengo una resaca muy bestia, que ayer lo dimos todo “. “Si, si, jajaja un resacón”.

 

 

Sea como sea, claro que es guay poder compartir con las amistades las experiencias, pero también nos hace preguntarnos por qué hacemos las cosas.

Si lo hacemos, ¿lo hacemos porque queremos? ¿Y lo hacemos como queremos?

Con las drogas, ¿a veces se hacen ciertas cosas porque dan prestigio?

 

 

Author: la Clara

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.