MDMA: ¿Pastillas o polvos? I

Que la MDMA y las pastillas de éxtasis son lo mismo pero con una presentación diferente lo hemos comentado muchas veces, y es algo que se intenta dejar claro siempre que se habla de esta sustancia. Pero es algo que mucha gente desconoce; y no sólo personas que no lo toman, sino también gente que consume.

¿Qué pasa con esta sustancia que existe esta confusión?

Se cuenta que el éxtasis comenzó a utilizarse (de una forma más o menos extendida en contextos de fiesta, ya que había sido sintetizado con mucha anterioridad) en los años 90, logrando mucha popularidad hasta los 2000s. Lo que se consumían eran “pastillas”, “pastis”, “rulas” … o sea comprimidos donde el “ingrediente” principal -o principio activo- era la 3,4-metilendioximetanfetamina, es decir, la MDMA.

 

También se cuenta que su popularidad comenzó a decaer (al menos en el Estado Español) porque se empezó a relacionar excesivamente con un estilo musical, estético y de fiesta muy concreto (la máquina, la ruta del bakalao, etc.) y poco a poco fue perdiendo prestigio. Así que con el tiempo, surgió un “nuevo formato” de la misma sustancia, pero procurando darle una “fama” nueva.

Al MDMA en polvo (o en cristales) se le empezó a llamar con la abreviatura de su nombre científico, o eme, o de nuevas formas, lo que le daba un nuevo aire más “pro”. También se empezó a extender la idea de que se trataba de una sustancia más pura, con menos adulterantes o “porquerías”, y que por lo tanto, podía cobrarse más caro.

 

En cierto modo la MDMA era más fácil de “fabricar” y requería de menos procesos que las “pastis”, al no tenerla que mezclar con aglutinantes o prensarla en forma de pastilla, añadirle diferentes colorantes o troquelar-lo para a grabar los logotipos que hicieron (y que parece que vuelven hacer) famosas a las “rulas”. No podemos decir a ciencia cierta si la intención era que fuese más puro “por ser” MDMA, o si sencillamente fue un efecto no buscado del abaratar la producción.

Y llegamos a la actualidad. Hay expertas que plantean que en partir del 2010 la MDMA comenzó a perder popularidad y su consumo fue descendiendo. Y curiosamente y coincidiendo con esta bajada, desde un tiempo hacia esta parte, las pastillas están volviendo a tomar protagonismo y cierta popularidad en ambientes de fiesta.

 

 

¿Las drogas a menudo tienen que ver con modas y estrategias de marketing más de lo que nos pensamos? ¿Que se mantenga la idea que son cosas distintas, hace que las veamos como drogas más “nuevas”, más “actuales” o incluso más “interesantes”?

 

Author: la Clara

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.