Setas

Setas alucinógenas

Intro

Son setas que colocan. Pueden crecer de forma silvestre o cultivarse artificialmente. Tienen propiedades que pueden ir desde hacerte flipar un poco, pasando por provocar alucinaciones y hasta dejarte colgado. Generalmente, cuando se habla de estas setas, se hace referencia a una familia: los psilocibes.

¿Qué hacen?

Sus efectos dependen sobre todo de cómo está y cómo es la persona, pero también del tipo de la seta y la cantidad:

  • Con uno o dos aparece la risa fácil y se perciben las cosas de forma diferente: el tiempo puede pasar volando o muy despacio, los colores y la luz son diferentes. Algunas personas tienen cierta sensación de lucidez («Ahora lo entiendo todo.»).
  • Con más cantidad pueden aparecer fuertes alucinaciones. Tanto puede aparecer una sensación de calma, tranquilidad y serenidad como puede girarse la tortilla y generar angustia, pánico y confusión. Esta experiencia puede ser muy desagradable.

Los efectos comienzan entre los 15 y 60 minutos: el tiempo depende de la persona y de si se tiene la barriga llena. El viaje-que puede ser agradable o un calvario-dura entre 4 y 6 horas.

El corazón late más deprisa (a veces). Se dilatan las pupilas y, en los primeros momentos, se hacen bostezos sin sueño. Pueden provocar náuseas, sensación de debilidad, escalofríos, vértigo, dolor de cabeza, boca seca, sudor y calor.

Conviene saber

Es una droga con la que no se puede jugar. Si una persona está indecisa, no es madura emocionalmente, o tiene el cerebro delicado, ¡se la juega mucho!

La expresión tradicional catalana “estar tocat del bolet” muestra la peor consecuencia que puede tener el consumo: quedarse colgado de por vida. Para que esto ocurra, debe ser una dosis alta y tener una predisposición personal a los desequilibrios psicológicos.

A veces provocan alucinaciones de buen rollo, pero a veces también de mal rollo. Esto último a menudo es más fácil que aparezca cuando:

  • Dan miedo, no deberían tomarse si no se tiene muy claro.
  • Se tiene tendencia a rayarse o tener malos rollos en la cabeza. Si se han tenido malas experiencias con otras drogas, seguramente con esta también pasará. Y quizá con más intensidad si la cantidad no es muy baja.
  • Se está pasando una mala época.
  • Hay que hacer cosas que suponen estrés o dolores de cabeza.

Dentro de la familia de los psilocibes, hay de diferentes clases: unos son muchos más fuertes que los demás. Los que se venden suelen ser mexicanos o hawaianos, estos últimos son más potentes.

Los hay secos y de frescos. Los secos tienen 10 veces más potencia que los frescos (que tienen un 90% de agua), por eso hay que ir mucho más precaución.

Si tu eres, si tu estás

Si te gusta tener los pies en el suelo y no te mola que se te vaya la olla, puedes pasarlo mal, sobre todo debido a la sensación de descontrol.

Si pasas por momentos difíciles, tienes preocupaciones o no es tu mejor momento, es más fácil que aparezca un mal viaje. Antes de decidir tomar o no, mírate por dentro: ¿cómo estás?

Definitivamente, no tomes si tienes problemas psicológicos: las setas los intensifican o hacen que aparezcan nuevos.

Si has tenido malas experiencias con setas, es mejor no repetir o esperar un tiempo: es fácil que vuelva a ocurrir.

No comeré

No tendrás el riesgo de tener mal viaje ni sorpresas desagradables.

Si tus colegas toman y tú decides no hacerlo:

  • Puedes reír mucho con ellos (y de ellos), siempre que lo tomen bien.
  • Puedes ser de gran ayuda en momentos complicados, tales como:
    • Cuando a alguien le coge mal rollo: puedes tranquilizarlo, o llamar a urgencias si es necesario.
    • Si alguna persona se flipa mucho y pierde la sensación de peligro.
  • Puedes conducir tú.

Quizás no te sientes cómodo y no te mola el rollo que llevan ellos. Si es así y decides ir, intenta hacerlo de manera suave y sin dejar malas vibraciones.

Comeré

  • Debes saber qué tienes en las manos. Infórmate antes de qué especie y variedad son, de su potencia y de las cantidades exactas.
  • Empieza con pequeñas cantidades y observa la reacción, siempre estás a tiempo de consumir más. Si no has tomado nunca, tu dosis siempre deberá ser menor que la de la gente ya iniciada.
  • Consume con gente de confianza y en un espacio tranquilo. Evita comer setas con personas desconocidas o colegas de un solo día. Asegúrate de que estas personas te hacen sentir cómodo y que te podrán ayudar en caso de problemas.
  • Si no te suben, ten paciencia. Como se comen, para notar sus efectos tendrás que esperar a hacer la digestión, y esto tarda un tiempo. Si no tienes paciencia y comes más, te puede subir todo de golpe y quizás pasarlo mal.
  • Si alguna persona tiene un mal viaje, debes:
    • Llevarla a un lugar tranquilo para que se relaje y no dejarla sola.
    • Hablarle con calma y con una voz suave.
    • Recordarle que lo que le pasa es por las setas y que el mal rollo pasará cuando sus efectos se acaben.
    • Evitar hacer nada que pueda malinterpretar y le haga venir más paranoias y angustia (como señalarla o que note que estamos hablando de ella).
    • Dejar que elija qué quiere hacer: si quiere hablar o no, si le apetece andar …
    • Hablarle de cosas que le den buen rollo, que la hagan sentir a gusto y en confianza.
    • Si no pasa o aumenta, llevarla a urgencias (tel. 112).
  • Asegúrate de que no tienes que hacer nada que pueda interferir en la experiencia, como volver a casa a alguna hora, currar al día siguiente, estudiar o ir a una comida familiar. Puede que no puedas dormir. Deja tiempo para recuperarte.
  • No debes conducir, estar en lugares con peligro o hacer el bestia. No subas a muros, ni te acerques a márgenes donde puedas caer.
  • Espacia los consumos. En caso de que se quiera volver a tomar, hay que dejar pasar bastante tiempo (semanas o meses), porque nuestra cabeza y nuestro cuerpo lo necesitan.
  • Evita mezclarlos con otras drogas. Si el viaje es imprevisible, mezclando otras drogas, aún más.

Dicen (los colegas, la tele…)

Que son como los tripis

La verdad es que los efectos tienen un cierto parecido. Aunque los efectos son más suaves, más predecibles y duran menos.

Que puedes quedarte colgado

Después de tomar setas, pueden aparecer problemas psicológicos (depresión, ansiedad, paranoias …). A veces un mal viaje no termina cuando los efectos desaparecen. Esto ocurre cuando la persona ya padecía estos problemas o no estaba del todo bien.

Que las setas se toman en el bosque

Hay que buscar un lugar donde estar a gusto; tranquilos, seguros y con poca gente. Si el bosque no lo es, porque no hay costumbre de ir, mejor ir a otro sitio.

Que, como son naturales, son sanos

El hecho de que sean naturales no significa que no pueda pasar nada peligroso, o que no sean potentes, sólo que no hay adulteración y es más fácil controlar la dosis.

Que las setas alucinógenas son legales

Aunque sean naturales y puedan encontrarse en la montaña, pueden poner una multa de más de 300 € si son para consumir, o pueden acusar la persona de tráfico si vende o trae mucha cantidad.