Dro + Sex

Drogas y sexo

achat priligy Quizás nos ayudan…

A desinhibirnos o a tener menos vergüenza.

A romper barreras que tenemos a la hora de relacionarnos con otros y:

  • Hablar más (¡o menos!).
  • Acercarnos más (¡o menos!).
  • Soltarnos más (¡o nos cerramos más!).

Pero también nos pueden hacer una mala jugada…

Equivocarnos de persona y…
  • Como quizá ni recuerdas su cara al día siguiente, eso te hace sentir mal.
  • Como el otro tiene pareja, te busque para que le des una explicación que probablemente no tienes.
  • Como tienes pareja, quizá la pierdes o te sientes fatal por haberle hecho daño.
  • Como la otra persona lo buscaba hacía tiempo y la evitas, hieres sentimientos (los suyos o tuyos).
Llegar más lejos de lo que queríamos y…
  • Arrepentirte y sentirte mal (o fatal) por haberlo hecho con quién o cómo no querías.
  • Olvidarte de algo muy importante: el preservativo. Y encontrarse en un lío:
    • «¿Estaré / estará embarazada?”
    • «¿Me han contagiado cualquier historia?”
Perder alguna buena oportunidad…
  • Y pasan totalmente de ti por cómo vas.
  • O le caes fatal a la persona que te gusta, porque te haces plasta o dices chorradas que no tienen gracia.

Algunas pistes

La mejor manera de disfrutar de las relaciones y del sexo (llegue donde llegue) es ser conscientes y no perdernos ningún detalle.

Tener relaciones sexuales yendo ciegos puede acabar muy mal, sobre todo si es la primera vez.

Si cuando tomas algo, te descontrolas fácilmente y acabas haciendo cosas de las que luego te arrepientes:

  • No consumas tanto (para no perder el control) o, si no sabes dosificar, nada.
  • Escoge las variedades más suaves (de alcohol, de cannabis …).

Conviene conservar la conciencia y el control toda la noche para saber qué quieres hacer y qué no (hasta el final).

No confiar en que la otra persona llevará los preservativos, si los necesitas y sobran, ningún problema, pero si faltan …

Si alguien te invita a tomar algo, quizás te está tirando los trastos. Aceptar la invitación a veces implica entrar en su juego:

  • Si esta es la que te acabará de tumbar, quizás vale más la pena no tomarla.
  • Siempre puedes comentar que sabes hablar sin que te inviten (si es eso lo que quieres).
  • Puedes preguntarle -antes de aceptarla- si se confundirá (como si tuviera derecho a «algo») en el caso de que te dejes invitar.

¡En general las chicas se la juegan más! Si eres una chica:

  • Es más fácil que te arrepientas si las cosas no van bien después de una noche de fiesta.
  • Seguramente te preocupas más de tu intimidad.
  • Quizás te es más importante conocer la otra persona antes de decidir qué sí o qué no.
  • Tienes más riesgos en la sexualidad (con las infecciones y un embarazo).

Los porros

Si vas fumada o fumado, las experiencias y sensaciones cuando te enrolles con alguien pueden ser un tanto diferentes:

  • Estás más sensible.
  • Te lo tomas con más calma.
  • Te sientes más conectado a la otra persona.

Pero, si vas demasiado ciego o ciega:

  • Quizás estás tan lento que te quedas sobado.
  • El cerebro desconecta y no estás por historias.

El alcohol

Probablemente es la droga más relacionada con conocer otra gente y tener (o intentar tener) sexo.

¿Por qué?

  • Se toma en bares musicales, fiestas o discotecas, donde el ambiente ya ayuda a ligar.
  • Es legal.
  • La publicidad nos come la olla y nos incita al sexo etílico. Fíjate en los anuncios de tíos buenos y tías buenas bailando, ligando, provocando, enseñando … ¿Crees que si bebes la bebida XXX serás el rey o la reina de la noche?
  • A veces, bajo sus efectos, nos dejamos ir, charlamos más de la cuenta y tenemos menos manías para decir lo que pensamos.

En realidad puede facilitar el deseo, liarse a besos, etc., Pero no ayuda en las relaciones sexuales (las que tienen que ver con los genitales):

  • A los chicos: dificulta la erección.
  • A las chicas: dificulta la lubricación y la penetración puede hacer daño.

A chicos y chicas: dificulta llegar al orgasmo o hace que sea menos intenso.

Las drogas que aceleran

Las drogas estimulantes a menudo hacen subir la chulería y las vaciladas. También pueden hacer que una persona se crea el rey o la reina del mambo. Y quizás hacen:

  • Charlar más de la cuenta, a veces con un tono prepotente que sobra.
  • No darse cuenta de que se es la misma persona que siempre, y así nos ve el resto de la gente.
  • Insistir mucho a una persona con la que se quiere ligar y ser un o una plomo.

A menudo invitan a otras personas, por ganas de sexo, porque:

  1. Cuanto más colocada vaya, más fácil puede ser «manipular» su conducta.
  2. Pueden entender que «si yo te invito a XXX, a ti te toca enrollarse conmigo».

Por ello, debemos tener mucho cuidado: o no nos dejamos invitar o, si lo hacemos, dejamos las cosas bien claras desde el principio.

Las drogas que dejan tirado

Si una sustancia te deja muy tirado, no te puedes mover mucho y dejas de controlar lo que pasa o deja de pasar. Y eso te hace más vulnerable a otras personas que se quieren aprovechar de esta situación.

En caso de que busques estos efectos, puedes asegurar que estás en un lugar donde conoces gente y tienes seguridad, o que tenemos colegas que podrán controlar un poco la situación.