¿Drogas y fiesta son sinónimos?

Pues no, y por diversas razones.

Pero hoy “hablaremos” de drogas que, particularmente y por sus características, no son buena idea para ir de fiesta.

Por ejemplo, cuando hablamos de porros y cannabis, tenemos que tener en cuenta que gran parte de las variantes de la marihuana o el hachís, tienden a “apalancar” y a bajar el ritmo, a poner los ojitos rojos de sueño y a aumentar la pereza.

Que es cierto que de fiestas hay para todos los gustos y cada cual se la hace a su manera. Pero esto de verla pasar des del sofá mientras pasan las horas o estar en un “grupillo” en un banco alejados mientras el resto de la gente está de fiesta mayor bailando… ¿quizá no es la idea con la que íbamos?

 

 

También hay otras sustancias que, de forma mucho más clara, quizás no son la mejor combinación para una fiesta: si hablamos de psicodélicos (como las setas o el LSD, entre otros) debemos tener en cuenta que los efectos dependen mucho de cómo está la persona y de cómo se es, pero también de qué expectativas se tienen y del contexto que la rodea. Es decir, los efectos son extremadamente variables. Y por variables nos referimos a pasar de un rato de risas y alteración sensorial placentera, a un mal viaje de aquellos que no se olvidan nunca.

O en otra línea de sustancias, las mezclas con psicofármacos. Puedes haber oído mencionarlos como recurso para coger un “colocón” fácil, pero los efectos pueden ser bastante más perjudiciales de lo que parecería al tratarse de medicamentos; son una mala idea

 

 

Sea como sea, cada sustancia tiene sus efectos (y para saberlos podéis consultar la web) y no todos son compatibles con la fiesta, o con todo tipo de fiesta.

Y del mismo modo, no todas las fiestas tienen que contar con drogas.

 

Author: la Clara

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.