Confinamiento, juegos y dinero (III)

Como habréis visto, estos días de confinamiento hay muchos consumos que se han frenado, pero otros que se han disparado. Y a pesar de la excepcionalidad del momento, el deseo que tenemos es terminar este periodo de la mejor manera posible, y no sumar problemas que antes no teníamos. Y algo que es muy interesante que no se dispare es el gasto de dinero.

Podríamos hablar del aumento en las suscripciones a plataformas de contenidos, que han crecido, pero se trata (por suerte) de gastos fijos. También sería interesante que charláramos de compras online, que daría para un post entero, y podríamos discutir qué hay de necesidad y qué de deseo en adquirir productos que no son de primera necesidad. Y habitualmente cuando pensamos en compras online, pensamos en ropa o calzado o accesorios … pero estos consumos han bajado, y los que han subido (y mucho) son los de juegos y videojuegos (además de los de alimentos y artículos sanitarios, que sí consideramos primera necesidad… supongo que vemos la diferencia).

 

 

Así que vamos a centrarnos en una actividad (que tiene múltiples formas) que no tiene nada que ver con las necesidades y que sí involucra dinero: jugar online. Y aquí dentro tenemos por un lado los videojuegos y por el otro los juegos de azar.

¿Por qué? Sabemos que estar confinado o confinada aumenta la ansiedad, y esto puede llevar a una mayor predisposición a jugar, y que actividades que antes no eran atractivas ahora se vean más «accesibles» (y con el tema online, lo son). Si miramos los datos, sólo en los dos primeros días de confinamiento el tráfico de datos de «gaming» aumentó un 271% respecto a la semana anterior. Y, aunque las apuestas deportivas han caído, han aumentado los juegos de casino y póquer online.

Antes de molestarnos porque estemos comparando dos actividades que parecen tan diferentes como los videojuegos y los juegos de azar online, pensemos un momento y prestemos atención a aquellas cosas que sí tienen en común y con las que debemos tomar precauciones!

 

 

Como explican las fuentes expertas, las dos actividades utilizan mecanismos para recompensar y prolongar el juego, funcionando sobre principios de refuerzo, como por ejemplo utilizando efectos de sonido y luz estimulantes (entre otros). Es decir, se condiciona la experiencia para hacer que se perciba como aún más positiva de lo que es, y aumentar esta conducta de forma artificial. Así, se anima a la gente a jugar cada vez más y más y más.

Por otra parte, se anima a la creencia (falsa cuando se trata de inversión de dinero) que son las prácticas específicas y las habilidades del jugador o jugadora las que pueden llevar al éxito o ganancia, y no el azar, o que se puede trabajar en algún tipo de «experiencia» que puede influir en los resultados de los juegos. Estos mecanismos nos quieren hacer creer que somos nosotros quienes «controlamos», cuando ya lo tienen todo diseñado y «controlado».

Además, si nos fijamos, cada vez es más difícil distinguirlos, ya que cada vez es más frecuente encontrar videojuegos que incorporan apuestas monetarias (con dinero «reals» o ficticio -unidades de medida propias de un juego, que sirven para comprar o adquirirlos-), y juegos de azar que adoptan características de videojuegos. Son juegos «híbridos» o a medio camino entre los dos.

Un ejemplo clarísimo serían las loot boxes o los llamados “cofres”. Al más puro estilo tragaperras, puedes pagar y pagar y no conseguir lo que estás buscando. Leed este artículo que lo explica muy bien. Y no es ninguna broma cunado los daos nos muestran cosas como esta: solo el 2017 las loot boxes representaron el 51% de los ingresos de Ubisoft (la casa que ha desarrollado Assassin’s Creed, Watch Dogs, The Division, Far Cry, Just Dance y muchas más franquícias), y esta empresa pondrá sus juegos a disposición de jugadores y jugadoras de forma gratuita este mes de abril (¡como si nos estuvieran haciendo un favor!).

 

 

¿Y qué pasa con los micropagos? Aunque en este caso no tienen que ver con el azar, son una estrategia (al igual que el dinero ficticis de los juegos -sean paVos, sean gemas, sean polvos mágicos…-) específicamente pensada y diseñada al detalle para que los hagamos cuando más despistados o despistadas estemos (o más inmersos en el juego, cuando menos estamos pensando en otras cosas y no medimos su impacto fuera de la pantalla) y nos sea muy difícil no caer en la tentación de gastar.

Debemos prestar atención: se trata de industrias que utilizan todos los mecanismos posibles para sacar el máximo rendimiento económico, no de iniciativas sociales para el entretenimiento gratuito como nos quieren hacer creer algunas (y como alguna gente cree). Incluso cuando hay pruebas gratuitas, o «bonus», o promociones para jugar a juegos de azar «sin dinero», estas están diseñadas para captar el máximo de jugadores/as e ir, poco a poco, haciendo que «progresen «en el juego. Que poco a poco pensemos: «yo no pagaría más por esto», y después «sólo pago esta vez (que es especial, o que he visto que otros lo hacen o…)» y luego «si es poco dinero, no pasa nada», y luego «tengo el gasto controlado, es una inversión», y luego «bien, si no hay problema, es dinero gastado en ocio, me lo podría gastar en otras cosas pero prefiero esta!», y luego «es que realmente es necesario para disfrutar completamente del juego, para sacar partido», y luego «lo tengo controladísimo», y luego…

Si crees que tú lo tienes controlado, que ya te conoces estos mecanismos, que a ti no te engañan y eres tú quien los está engañando… piensa que ya lo tienen pensado, y que te dejarán ganar «lo justo» para que te confíes, para que no veas la trampa, para que te creas que tiene que ver con tus habilidades… no hay manera de ganar en un juego que está diseñado para que no lo hagas.

 

 

Cuando se juega con dinero no es ocio, sinó negocio, y aquí tenemos las de perder porqué quien lleva este negocio hará todo lo posible para que siempre gane la banca.

Quizás te parecen útiles algunos conejos:

  • No juegues en momentos en que estás con problemas, triste, agobiado/a, etc. Relájate de otras maneras y comparte lo que te pasa con tu gente cercana, y una vez estés mejor, puedes disfrutar más de la partida!
  • Si te gusta jugar a videojuegos, haz de la experiencia algo enriquecedor estos días: pacta con las amistades que jugáis que no os gastaréis dinero (si quieres plantéalo como un reto) y aprovecha para jugar en familia (tal vez consigues que entiendan tu afición y que poder hablar de ello desde el placer y no desde el conflicto).
  • Elije preferentemente juegos que no tengan estos mecanismos de pagao o despesa.
  • Comparte este debate con tus amistades: quizás hay diferentes puntos de vista, no es necesario que estemos de acuerdo en todo, pero pensar colectivamente nos puede llevar a detectar más trampas y ver situaciones en las que no estamos solos/as.
  • Infórmate siempre que puedas de donde sacan las ganancias las empresas que han diseñado, distribuido, promocionado … estos juegos.
  • No juegues con dinero (ni real ni ficticio), especialmente con simuladores de juegos de azar o modelos que esconden sistemas de pay to win (que ponen las cosas mucho más fáciles si en vez de jugarse, las pagas).
  • No guardes o almacenes en los dispositivos la información de cuentas para pagar. Si decides pagar algo, haz el proceso cada vez y así tendrás más tiempo para pensar si realmente te merece la pena.
  • Si decidieras usar dinero destínate un presupuesto máximo, y no improvises. Ten en cuenta todos los demás gastos que puedes o quieres tener (no sólo los de los juegos) esa semana, ese mes, etc.: haz un «mapa» más grande, que de seguro tienes muchas otras cosas en la vida que te interesan!
  • Si empiezas a pensar que hacer determinadas cosas te trae más suerte, o que algunos rituales te dan más beneficios, detente un rato y compártelo con personas de confianza: no existen «procesos mágicos» ni se puede modelar la suerte.

Como decíamos, la idea es salir de este periodo de confinamiento sin sumar problemas o pérdidas que antes no teníamos. ¡Cuidémonos en todos los aspectos!

Author: la Clara

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.