Alcohol y mitos (II): ¡saber beber!

Aguantar mucho, beber muy rápido y cuanto más mejor, y “controlar” los efectos, parece que es sinónimo de saber beber alcohol.

“Yo ya llevo dos cubatas y estoy igual”, “nos hemos partido una botella entre tres para empezar” o “todavía puedo beber una birra más” son frases que parten de la idea que beber mucho es positivo, y que “aguantar” mucho alcohol es la fora de beber. Que la idea es ir aumentando la tolerancia que tiene el organismo, como si se tratara de un reto o de una prueba de esfuerzo que demostrase alguna coses.

 

 

Pero vamos por pasos. ¿Cómo funciona esto realmente?

El alcohol, debido a su bajo peso molecular, no necesita de digestión y es absorbido directamente en el organismo; al no necesitar de esta digestión, se queda poco tiempo en el estómago (donde se absorbe en muy pequeña parte a través de la mucosa estomacal) y pasa al intestino delgado donde se absorbe en su mayoría a través de la pared intestinal, y de allí pasa directamente a la sangre donde se distribuye a diferentes órganos y tejidos y es distribuido hacia el sistema nervioso central.

Cuantos más gramos de alcohol haya en sangre, más elevada será la intoxicación alcohólica que se produce (es decir, la borrachera). Y lo será más si se trata de alcoholes de alta graduación (como los destilados) y si se consumen a un ritmo elevado (es decir, sin dar tiempo a que el hígado metabolice este alcohol que ha ido a la sangre).

 

 

Así, si volvemos a estos “aguantar mucho”, “beber muy rápido y cuanto más mejor”, y “controlar” los efectos, no se refieren a beber alcohol sino directamente a pillar una borrachera. Como que beber debe ser pillarla. Además con el añadido de hacer ver que no se ha “pillado”, que sino no se controla… Todo un poco enrevesado, ¿no?

Saber beber entonces es tener el cuerpo a tope metabolizando alcohol para eliminarlo, estar mareando e ir perdiendo facultades como la coordinación o el equilibrio, pero al tiempo ir luchando para que no se note? ¿O no era esa la idea?

 

Con el alcohol, como con otras sustancias, cuanto menos mejor. Tener el estómago lleno para que el alcohol se detenga un rato más y se absorba gradualmente y de forma más distribuida, bajar el ritmo para no saturar el cuerpo de alcohol para que el hígado pueda ir haciendo su trabajo de metabolizar sin estreses o preferir las bebidas de gradaciones más bajas, parecería una buena idea para hacerlo mejor, no?

Author: la Clara

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.