Alcohol y frío

De noche cuando vamos de fiesta y hace frío: ¿pillamos poca ropa porqué con el alcohol lo notaremos menos? ¿Bebemos más por esta razón? ¿Pillamos alcoholes más fuertes para aprovechar y calentarnos?

¿Pensamos que el alcohol quita el frío? ¡Pues es un error!

Lo que pasa es que cuando hace frío el cuerpo concentra el calor en los órganos vitales, así que notamos las extremidades más frías (por eso se enfría la nariz, los pies, las manos…). Al mismo tiempo, las terminaciones nerviosas de la piel son als que nos dan la sensación térmica.

 

 

El alcohol, al ser un vasodilatador (que dilata o “abre” los vasos sanguíneos), hace que fluya más sangre por las arterias cutáneas y que la piel se caliente más, aumentando la sensación global de calor, cuando no se trata de una cosa “general”. Justamente, por el mismo hecho, se acelera la pérdida de calor del cuerpo, ya que se desplaza del centro a las extremidades, a la piel, enfriándose.

Así, se trata de una sensación que es prácticamente la contraria de lo que realmente está pasando.

Tenemos que ir con especial cuidado con el alcohol y la temperatura corporal; como os hemos comentado en otras ocasiones, con grandes consumos de alcohol el cuerpo se va enfriando y se pueden producir hasta casos de hipotermia. Sobretodo porqué cuando se ha consumido alcohol, se le resta importancia a las señales que da el cuerpo, y algunas no deberíamos ignorarlas nunca.

¡Así que a abrigarse!

 

Author: la Clara

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.