A drogas diferentes, resacas diferentes (IV)

Otra vez repetimos: a drogas diferentes, efectos diferentes y resacas diferentes.

Entre otras cosas, que podéis encontrar mejor explicadas en este apartado de la web, es importante recordar que la coca hace efecto rápidamente y también baja rápidamente, haciendo al mismo tiempo que aparezca nerviosismo y la sensación de “querer” otra raya. Y aunque parezca obvio, recordar que cuanto mayor es la cantidad consumida, más probabilidades hay de que aparezcan los efectos adversos de esta sustancia.

Y mayor puede ser la resaca.

Al tomar cocaína, el cerebro libera dopamina (un neurotransmisor del que ya os hemos hablado) responsable de la sensación de bienestar y euforia. Pero al mismo tiempo, bloquea o dificulta que esta se reabsorba (que sería el proceso “natural”, eliminarla de las sinapsis una vez ha cumplido su función para reciclarla más adelante) haciendo que haya una concentración muy elevada y que aumente, también en el tiempo, la sensación. Una vez el cerebro se puede poner “al día”, la reabsorción es más intensa y viene la bajada.

 

 

Así que el cansancio, el mal humor, la depresión y la irritabilidad, son características no solo de la bajada de la cocaína (poco después de haberla tomado) sino también de la resaca asociada a esta sustancia.

¡Y un par de cosas más a tener en cuenta! Al ser la coca una droga que se adultera con mucha frecuencia, se pueden estar consumiendo otras sustancias que podrían contribuir de una manera u otra también a la resaca. Y al ser una droga que a menudo se mezcla con el alcohol (cosa muy poco recomendable) la resaca puede venir por partida doble.

 

Author: la Clara

Share This Post On

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.